Aquellos Maravillosos Años

Mi madre quería regalarme un disfraz de payaso. Se volvió loca recorriendo innumerables tiendas buscando el disfraz de payaso ‘tonto’ (en realidad es el más espabilado). Pero en todas tenían el de payaso ‘listo’ (el  ‘pringao’, el hortera de traje brillante y cara blanca).

Por fin encontró una tienda de Bilbao en la que tenían el disfraz que ella buscaba.  Habida cuenta de la prueba fotográfica el disfraz cuadraba perfectamente con mi cara. Tengo un gran recuerdo de aquellos días.

Disfraz de payaso. 1970